PERSONA INFIEL: CAMBIOS DE ACTITUD

INFIEL

¿Qué actitud presenta la persona infiel?

Somos personas y actuamos de forma emocional. De hecho, muchas expresiones o comportamientos son innatos e inevitables. Este hecho pone en evidencia que la persona infiel, sobre todo en infidelidades a largo plazo, comenzará a cambiar su actitud. Aunque hay que tener cuidado. Porque estos cambios no son generales y serán más bien específicos de cada persona. Hay mucha información al respecto, a veces equivoca, que dogmatiza determinadas actitudes. Sin embargo, no existen reglas matemáticas al respecto. Hay que tener en cuenta el individuo y observar y contrastar su comportamiento. No obstante, recopilamos determinadas actitudes de las que se habla bastante cuando la persona está siendo infiel. Algunas serán útiles para tu caso concreto, otras dependerán de la persona mientras que algunas no supondrán información alguna.

Estas actitudes serán más evidentes o exclusivamente detectables en caso de infidelidades a largo plazo. Si tienes dudas sobre los tipos de infidelidades puedes consultarlos aquí.

Enfado o actitud defensiva

Para este comportamiento es importante tener en cuenta como es la supuesta persona infiel. Concretamente como reacciona cuando se le culpa o miente. A muchas personas, cuando perciben que las han descubierto, es posible que la propia culpa no les permita atacar a su pareja o actuar en actitud defensiva. Pero dependiendo de su naturaleza y del carácter, otras personas volcarán la culpa sobre su pareja y actuarán con enfado y actitud defensiva. Un auténtico mecanismo de autodefensa. Pero es de vital importancia tener en cuenta si la persona actúa así frente a otros temas o no. Porque a nadie le gusta que le recriminen injustamente. Y entonces es normal la actitud de enfado o defensa.

Por tanto, esta actitud es más bien específica del individuo y no se puede generalizar al respecto. Si tu pareja siempre se enfada o sale a la defensiva cuando descubren que miente, evidentemente si puede suponer un indicio de infidelidad.

Mayor preocupación por la apariencia

Es sabido que cuando una relación se consolida por un tiempo, es posible que la pareja comience a preocuparse menos por su aspecto físico. En gran parte de las infidelidades esa motivación por mejorar la apariencia física puede regresar. Es importante no confundirlo con eventos puntuales en los que a una persona le guste arreglarse o tener mejor aspecto. O tampoco confundir cuando se trata de personas que siempre están preocupadas por el aspecto físico. Pero lo cierto es que cuando una persona está siendo infiel, aumenta el tiempo dedicado a la apariencia y al aseo personal.

Distante

Tal como se ha visto en los indicios de una infidelidad, cuando una persona es infiel, comenzará a dedicar menos tiempo exclusivo a su pareja y a la vez lo/la tendrá cada vez menos en su cabeza. Esta situación puede crear una situación clara de distanciamiento. Pero hay que saber diferenciar bien si este distanciamiento no es debido a ningún otro factor de diferente naturaleza o incluso debido a otro problema de pareja. Quizás la falta de miradas, roce o comunicación simplemente se debe a un enfado. No obstante, si es cierto que el distanciamiento es una característica común en la mayoría de las infidelidades.

¿Aumento o disminución de las relaciones sexuales con la pareja?

Aunque se pueda ver mucha información al respecto y normalmente contradictoria entre un sitio y otro, lo cierto es que se trata de una reacción muy específica de cada persona.  Por tanto, el hecho de tener más o menos relaciones sexuales, nos proporcionará poca o nada de información sobre una posible infidelidad. Y mucho menos se podrá generalizar.  Es posible que haya casos en los que aumente la frecuencia, otros en los que disminuya y otros en los no se perciba cambio alguno. Todo esto, unido a que la frecuencia de las relaciones sexuales puede verse influenciada por un sin fin de factores, hace que esta frecuencia no suponga un indicio fiable en la mayoría de los casos.